Saltear al contenido principal

El desafío, el reto, es: ¡SER FELIZ!

El Desafío, El Reto, Es: ¡SER FELIZ!

EL DESAFÍO SIGUE SIENDO COMO LO FUE AQUEL 14 DE DICIEMBRE DEL AÑO 2010, EN QUE LO COMPARTÍ CON UDS. POR PRIMERA VEZ: EL DESAFÍO, el reto, ES: SER FELIZ

Desde el inicio de nuestro nuevo ejercicio año 2018, este es la quinta vez que trato este tema, que cada vez luce más importante que todos los otros en conjunto, ¡La felicidad!, sí, la felicidad que todos y cada uno de UDS. y Nosotros necesitamos sentir todos los días, aunque solo sean por unos cuantos minutos, para volvernos a enterar que esto es posible ¡aun en la Venezuela de Hoy! 

¿Qué es la felicidad?, si Ud. Amigo y Asegurado que me dispensa su valioso tiempo para leer, es un lector habitual, ¡lo felicito!, habrá encontrado muchas definiciones de lo que implica esta pregunta, para quien suscribe; “La Felicidad como el Amor, Nacen del Recuerdo, viven de la Inteligencia y muere por el Olvido”, y esa sensación se siente, cuando determinadas circunstancias transitorias en la Vida, se dan cita en su vida, y ese sentimiento puede llegar a ser permanente, porque es producto de todas las sensaciones a los que los seres humanos estamos expuestos a lo largo de esta vida, y en periodos en que coinciden Nuestros anhelos más queridos, con Nuestros Sueños más hermosos y vivencias más queridas, sentimos que ¡Somos Felices!

Últimamente, muchas veces tenemos la sensación de «no aguantar más» de estar sobrecargados de Responsabilidades… los «deberías» y los «tengo que…», se hacen presentes todos juntos y aunque el primer impulso es tomar todas estas responsabilidades tal y como vienen (como siempre lo hemos hecho), tal vez sería bueno detenernos y reflexionar un poco, pues es posible que esta sobrecarga se haga presente solo para mostrarnos cuantas cosas somos capaces de cargar sin que nos pertenezcan realmente, pues vamos respondiendo a las necesidades de otros, los deseos de otros y las imposiciones de otros.

Es importante discernir que nos pertenece, que es impuesto por nuestros seres queridos y que es auto-impuesto por ¡nuestras culpas!

El primer sentimiento al pensar en liberarnos de cargas puede ser: «no puedo cambiar mi trabajo (responsabilidad) por placer pues de esto vivo»… ¿en serio? ¿Y qué tal si tu creatividad te permitiera dar ese giro y esa transformación? No hablo de desechar lo que tienes, hablo de transformarlo.

Nuestra sociedad siempre ha vivido en base a compensaciones falsas, nos entregamos a un trabajo que mina nuestra energía para después buscar compensaciones por medio de fiestas y distracciones como una forma de recuperar nuestra energía perdida y buscar de una manera desesperada y ansiosa formas de reconectarnos con nosotros mismos, cumplimos con la carga y después nos premiamos.

Es un ciclo interminable, por hacer lo que no nos gusta nos premiamos. Por premiarnos nos castigamos después. Un eterno vaivén de culpabilidad y ciclos de desvalorización. Esto ha sido una forma de vida común en nuestra sociedad, pero los cambios de conciencia nos están llevando a romper con este patrón, por lo tanto, si insistimos en sostenerlo igual, solo lograremos aumentar los niveles de estrés y desgaste.

¿Has pensado en la posibilidad de que tu trabajo sea fuente inagotable de creatividad, placer, alegría y diversión también? ¿Y si nuestro trabajo se convirtiera en nuestra mejor fuente de energía? ¿Qué tal si la energía que damos por medio de nuestra labor nos fuera devuelta en retribución y de esa manera nunca estuviéramos desgastados?… seguramente dejaríamos de tomar vitaminas y estimulantes pues ya no serían necesarios puesto que la vida misma nos provee de energía.

Si en estos días te sientes saturado de cargas y responsabilidades y sientes que por cumplir con los “debería” estás dejando ir formas más amables de desarrollo y expansión, tienes tarea… es un gran momento para elegir y transformar nuestro momento eligiendo formas afines a nuestra naturaleza y dejar de cumplir con deberes autoimpuestos que nos alejan de nuestra esencia, corrompen nuestra energía, y nos impiden crecer. Es tiempo de elegir lo que nos suma, nos hace crecer, nos ayuda a evolucionar y aportar al mundo a través de nuestra labor o nuestra misión de vida.

El desafío de la vida, en la vida, consiste en elegir, ¡SOLO LO QUE DISFRUTAMOS Y NOS HACE FELICES! No solo el fin de semana o en días de vacaciones sino todos los días porque: 

¡HOY PUDIERA SER, EL ULTIMO DÍA DE NUESTRAS VIDAS!  

Mi modesto aporte a vuestra felicidad, consiste en aprender que en la vida solo se es feliz haciendo la mayor parte de esta, una en la que disfrutemos porque es la que elegimos vivir cotidianamente, y no la que los “debería” y los “tengo que,…” Nos obligan a vivir. 

Recuerden, nadie los va a engreír mejor que cada uno de UDS. a sí mismos, porque nadie los conoce mejor a cada uno de UDS. que Uds. a sí mismos, de modo que engríanse cada vez que puedan, obséquiense lo que anhelan que alguien se los obsequie, prémiense en esta la Única Vida que cada uno de UDS. tendrá, de esta forma, conservaran la alegría de vivir a pesar de las circunstancias, y contaran con una mejor calidad de vida, hoy tan importante para cada uno de nosotros, transitando en Venezuela, la peor calamidad que País alguno puede llegar a vivir,

¡Porque si se atreven, realmente Vivirán la Vida que ¡Eligieron Vivir!

Del: Lic. Jorge Amador Chávez Bocanegra, JCHB.
Original compartido en Caracas, 14 de Diciembre del 2,010.