Saltear al contenido principal

El miedo es una emoción que nos cuesta mucho reconocer y afrontar

El Miedo Es Una Emoción Que Nos Cuesta Mucho Reconocer Y Afrontar

AMOR Y MIEDO, DOS PODEROSOS SENTIMIENTOS HUMANOS QUE TODOS TENEMOS Y HOY NECESITAMOS PARA SALIR DE LA CRISIS EN QUE NOS ENCONTRAMOS ¿SABES COMO GERENCIARLOS?

Estimados Amigos y Asegurados; Si vives en Venezuela y eres capital pensante del país, esta es también Tu realidad y la de tu familia. Nuestras  Vidas por estas fechas, 05 de Junio del año 2018, están sometidas a momentos de intensa emoción, desgraciadamente perniciosas para Nuestra Salud y la de nuestros hijos, porque provienen del miedo, uno de los dos más fuertes sentimientos que todos los seres humanos tenemos, emociones propiciadas por una sensación de incertidumbre producto de no poder determinar porque camino guiar a nuestras familias, a nuestras empresas dadas las circunstancias de crisis humana, Política y Económica por las que nuestro país, todavía transita. 

El miedo es una de las emociones, que todos los seres Humanos tenemos, que nos cuesta mucho reconocer. Es posible afrontarlo, pero primero hay que reconocerlo. La mayoría de las veces se oculta debajo de la rabia y así, es imposible manejarlo. Si no le hacemos frente se hace cada vez más grande hasta que nos bloquea, porque surge cuando algo nos parece una amenaza para nuestra existencia como la que hoy sentimos ante la ambigüedad política, económica y social por la que transitamos.

Cuando uno siente tristeza no se bloquea, puede seguir con su vida; pero el miedo paraliza. Por eso, si seguimos transmitiendo una visión tan horrible del mundo e inculcando miedo sólo conseguirás formar a personas que se conformen, que renuncien a cambiar la situación en la que viven sólo por miedo y de Ti, los que te siguen, los que te escuchan, esperan mucho más que eso, el miedo es bueno, alguna vez; seguro que te ha salvado la vida y quizás tú; ni te enteraste.   

Educar la alegría significa transmitir vida, con Amor, que es el otro sentimiento gratuito que todo ser humano tiene, el más poderoso que conoce la Humanidad. Transmitir confianza, moverse físicamente porque el movimiento es uno de los pilares básicos de la alegría, una educación sedentaria en la que están sentados en casa es dañina. Educar para la alegría es transmitir la parte luminosa de la vida de forma sistemática y cotidiana. Los niños necesitan sentirlo todos los días para que tengan reservas con las que afrontar el sufrimiento que irremediablemente llegará en algún momento de sus vidas. 

Es complicado que unos Padres que pasan por un momento de tristeza, puedan educar con alegría a sus hijos, porque el autocuidado de quien educa es la primera condición. Cuidarnos como Padres es cuidar a nuestros hijos. Si alguien no está bien no podrá transmitir pensamientos y afectos positivos. Por eso es muy importante «educar en red», es decir, que haya varias personas de referencia en el entorno del niño capaces de apoyarles mientras otros se recuperan. Hay que saber ayudar a nuestros alternos y a la vez pedir ayuda.

LAS EMOCIONES POSITIVAS O NEGATIVAS, SON BENEFICIOSAS PARA EL SER HUMANO

No se trata de aprender a sufrir, sino de aprender a transitar emociones. Esto es: no evitar expresarlas cuando llegan, no negar el miedo, vivir la alegría plenamente cuando toca… El manejo de las emociones humanas tiene tanto que ver con el contexto social del individuo como con la historia personal de cada uno y su capacidad de elaborarla.

Las emociones se educan. Las Emociones Humanas se ¡Gerencian! Todos los seres Humanos tenemos dos emociones fundamentales, ¡AMOR Y MIEDO! y la manera en que las gestionamos se aprenden en principio, de nuestro círculo que para la mayoría son los Padres y los amigos en los primeros años de vida. Heredamos sus estilos de manejo (de las emociones), lo que vemos que hacen y viven, no lo que nos dicen.

Podemos decirles a nuestros hijos que estamos bien, pero si nos ven discutiendo todo el tiempo, o sentados en un sillón, o llorando, o cansados habitualmente sin ganas de jugar con ellos van a percibir que estamos tristes. No pasa nada si un día estamos cansados y no queremos jugar con ellos, puede ser incluso bueno para que entiendan que de vez en cuanto tenemos que descansar. El problema llega cuando es lo habitual. Aquí entran en juego las rutinas: hay que convertir la alegría en una rutina cotidiana, consciente y sistematizada, recuerda esto; SERLO Y PARECERLO, CUESTA MÁS; PERO SIEMPRE PAGA.

La alegría es un motor que nos lleva a encontrarnos con otras personas, a saber protegernos y a ser fuertes ante dificultades. Hemos generado un hábito por el que se inculca el miedo a los niños, no se les cuenta la parte positiva de las cosas, sólo lo horrible que es el mundo. La mayoría de gente basa la protección en Meter miedo: «Ten cuidado, no hagas esto, no salgas porque te puede pasar esto o lo otro»; cuando en realidad la base de la protección es enseñar a pedir ayuda cuando estás en una situación de peligro.

El mensaje que hace más fuertes a los niños no es el miedo, sino la confianza. Por culpa del miedo, a veces, cuando sentimos alegría la ocultamos. Resulta extraño decir: ¡estoy genial! Vivimos la alegría pero no la hacemos pública. La sociedad actual tiende a confundir la felicidad con la euforia,… 

La felicidad es una meta, porque tiene que ver con un estado general, la evaluación global de tu vida, tu equilibrio interno. Nunca es explosiva ni momentánea, la alegría sí. Aunque hay cierta parte de relación entre una y otra: cuanto mayor nivel de alegría, mayor felicidad; también puedo estar triste momentáneamente y sentirme básicamente feliz.

La empatía es la capacidad para sentir la vivencia del otro. Uno de los elementos más interesantes de esta cuestión es que para percibir la vivencia de los otros tenemos que saber percibir primero la nuestra. Y cuando más conecto con mi propio ser es cuando estoy triste. Uno de los elementos para educar la alegría es permitir la tristeza. Si educo a los niños para que no estén tristes nunca estoy impidiendo la conexión con sus propias emociones y, por lo tanto, con las de los demás. Una forma de trabajar la empatía en niños muy pequeños es proyectar los sentimientos en ellos mismos: ¿Cómo te sentirías tú si te hubiera pasado esto? Aprovechar asuntos de la vida cotidiana para fomentar esa conexión, que les será tan útil a lo largo de sus vidas.

Así ayudamos también a que desarrollen tolerancia a la frustración. Hoy en día los niños tienen una baja tolerancia a la frustración porque se les da todo cuando tienen una pequeña tristeza para subsanarla. También les protegemos de los grandes sufrimientos. Tendemos, por ejemplo, a evitar que los niños vivan la muerte cuando en realidad lo necesitan para poder despedirse y superar este dolor. Desde las pequeñas frustraciones hasta los grandes dolores: Si no lloras cuando toca llorar las lágrimas se quedan dentro y resulta más difícil reír

Para crear un entorno de seguridad sin llegar a la sobreprotección, es necesario en primer lugar garantizar unas normas y límites claros. Los límites no son un derecho de los padres, sino de los hijos, para vivir seguros. No se trata de dejarles hacer lo que quieran. Es necesario crear un entorno de comunicación cotidiana, de tal forma que si el niño pasa por un problema lo cuente. Una de las mejores cosas que pueden decir nuestros hijos de nosotros es que «somos pesados». Recuerda, el amor no es algo que se sepa, se siente y se vive cada día en los detalles cotidianos. Hay que llenar el entorno de afectividad expresa. 

Recuerda Qué: La Felicidad como el Amor, Nacen del Recuerdo, viven de la Inteligencia y mueren del Olvido, y son circunstancias transitorias en la Vida que pueden llegar a ser permanentes, si son Producto de todas las sensaciones a los que los seres humanos estamos expuestos a lo largo de nuestras vidas, en periodos en que coinciden Nuestros anhelos más queridos, con Nuestras vivencias más soñadas, sentimos que “SOMOS FELICES”  

NOTA FINAL 

¿LOGRE ENTONAR TUS MOTORES?,… ¿Si?,…VEAMOS: 

¿Cómo puede salir Venezuela de la crisis que transitamos? Saldremos de esta Crisis si logramos unirnos como sociedad, superando nuestros justificados miedos, unidos en el Amor a lo que amamos como sociedad, conscientes de nuestras diferencias, ajenos a dogmas políticas partidistas, pero unidos en nuestros propósitos como sociedad consciente de nuestras necesidades vitales, para satisfacerlas en primer lugar, como metas de nuestras gestiones, con una política fiscal seria, reformas en el ámbito petrolero y replanteamiento del tamaño del Estado, que son algunas de las medidas que se plantean nuestros expertos Economistas para superar la actual situación que ya padece los serios vaivenes de la hiperinflación.

Reducción de la inflación, desmontaje de controles y respeto a la propiedad privada son algunas de las medidas en las que coinciden cuatro economistas venezolanos para salir de la crisis económica que atraviesa el país desde 2013 y que desde octubre de 2017 ya tiene la peligrosa enfermedad de la hiperinflación.

El cuestionamiento en la mayoría de los ciudadanos en cuanto a la economía tiende a ser el mismo ¿Cómo sale Venezuela de la actual crisis? La visión de los expertos en la materia que dieron para El Nacional Web muestra un panorama de lo que se podría hacer o no en el país para superar las coyunturas actuales.

Asdrúbal Oliveros propone que, primordialmente, se resuelvan los problemas macroeconómicos como la inflación con medidas fiscales, reformas del Estado y la devolución del estímulo a la actividad petrolera para empezar a sanear la economía.

“Hay que tomar medidas también en lo cambiario y monetario para lograr un tipo de cambio que no genere distorsiones económicas y un plan de desmontaje de controles”, indicó Oliveros.

Para el economista, la economía venezolana está muy por debajo de un “shock” económico como el que ocurrió en otros países de Latinoamérica en los años 80 y 90. “Hay algo que es bien importante y que permite ver la hiperinflación como una oportunidad y es que la mayoría de los procesos de estabilización económica para salir de la hiperinflación son medidas muy populares porque el hecho de reducir esa tasa es de gran ayuda para las familias”, explicó.

Anabella Abadí, otra de las economistas consultadas, coincide con estas medidas y plantea, además, el recorte de subsidios de servicios públicos y la gasolina, los cuales se pueden complementar con entregas directas por parte del gobierno a los ciudadanos. Sin embargo, añade que esta última medida requeriría de ayuda internacional.

“Salir de la crisis implica reconocer que se deriva de la implementación de políticas económicas distorsionantes que se han traducido en la destrucción de las señales de precios (imposible distinguir lo caro de lo barato), en un mercado cambiario opaco y volátil (un mismo dólar tiene una docena de precios de referencia) y en la preferencia por los trabajos informales cuya rentabilidad supera las protecciones de ley”, indicó Abadí para El Nacional Web.

¿DOLARIZACIÓN O ESTABILIDAD MONETARIA?

Jesús Cacique y Luis Oliveros tienen visiones encontradas sobre el proceso de dolarización. Mientras que el primero piensa que no debería ser el camino el uso del dólar porque hay países como Ecuador que teniendo este sistema presentan un alto nivel de endeudamiento, el segundo indica que los países dolarizados no son el mejor ejemplo en crecimiento económico. “La dolarización funciona en economías pequeñas que dependen de Estados Unidos Si dolarizas, pierdes la política monetaria y cambiaria.

Eso te ata mucho más a los vaivenes del mercado petrolero. Los países que se han dolarizado no son el mejor ejemplo en crecimiento económico”, indicó Oliveros.

Por su parte, Casique explica que en temas de política monetaria, el Banco Central de Venezuela (BCV) perdería su autonomía a la hora de una crisis. “Ahí está el resultado de Ecuador que tiene un alto nivel de endeudamiento. El ancla yo creo que tiene que ser más bien en lo cambiario. No hace falta dolarizar la economía”, expuso el experto a El Nacional Web.

El economista plantea que se pueden aplicar una serie de medidas como las ejecutadas en Brasil durante los años 90 en el denominado “Plan Real” llevado a cabo por el entonces presidente Fernando Henrique Cardoso y que llevó al país suramericano de una inflación de cuatro dígitos a una de un solo dígito en menos de 5 años. Algunas de las medidas de este plan fueron control de la política fiscal, eliminación de controles y la introducción de una nueva moneda, el real.

Tanto Casique como Oliveros coinciden con Anabela Abadí y Asdrúbal Oliveros en que se debe plantear un tipo de cambio competitivo y una política de respeto a la propiedad privada y al empresariado, así como un plan de urgencia para parar la hiperinflación y retomar el crecimiento económico. De aplicarse esta medidas, sostienen que la crisis se superará poco a poco y el país volverá a estabilizarse.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional, la economía venezolana cerrará este año con una caída de aproximadamente 15% del PIB y una inflación de al menos 14.000%. A pesar de las medidas tomadas por el gobierno para intentar frenar la escalada de los precios como controles y fiscalizaciones, estas solo han provocado una mayor escasez y costo de los productos en la economía.

DE MI COSECHA

La dolarización no inyecta confianza inmediata, es la confianza en las instituciones, leyes, reglas de juego y en los tomadores de decisiones lo que puede implicar un comportamiento fiduciario en la economía; caso contrario aunque se manejen dólares, el flujo de los mismos pueden no entrar en la economía, sino más bien en el mediano y largo plazo salir. Pero, por experiencia propia, los Dólares se fugan de un País, cuando este no tiene Políticas Claras, y Garantías de seguridad Personal y Jurídica, serias que se cumplan y que se hagan cumplir.

La Dolarización que necesitamos tiene que ser SEGMENTADA, aplicada sobre todo aquello que no producimos en Venezuela; Medicinas, Material Médico, Clínico y/o Quirúrgico, Equipos de Cómputo y Comunicación, Repuestos, partes y piezas de Maquinarias Industriales, de Vehículos que componen el parque automotor, para poder reparar todos aquellos vehículos que ya contamos por miles que se encuentran estacionados en nuestras calles y carreteras, importación directa sin intermediarios para minimizar la corrupción. Ya hemos constatado que este Gobierno ya no tiene ningún control sobre lo que dice controlar, necesitamos que la Sociedad se haga cargo de la Contraloría Nacional para que funcione; por ¡Amor o por Miedo!    

EN ESTA VIDA, NADA ES PARA SIEMPRE, TODO TIENE SU PRINCIPIO Y TODO TIENE SU FINAL.

Somos de UDS; Atentos Amigos, Asesores y Ss.  Ss.  JCHB.